Sobre mi

Todo lo que no te han contado
Roberto Carretero Diaz

Roberto Carretero Diaz

Ex-Tenista profesional y Comentarista en Canal+

Ex-deportista de élite, actualmente comentarista en Canal+ y presentador del único programa de tenis en Español, Tie Break, en Canal +. Doy clases particulares como hobby y la bici es mi otra gran pasión.

Esta es mi historia

Nací el el 30 de agosto de 1975 en Madrid, España. Actualmente, vivo en con mi mujer y mis hijos en Madrid. Llevo toda la vida en el mundo del tenis y mi mejor victoria fue cuando gané el Roland Garros Junior con 18 años y 2 años después el torneo de Hamburgo sobre tierra batida, ganando a Alex Corretja por 2-6, 6-4, 6-4, 6-4.

Mi padre era aficionado del tenis y a los 7-8 años cogí la raqueta, se me daba bien y eso la gente te lo hace saber. Continué hasta que empecé a competir con los mejores de Madrid y con 14 años me fui a Barcelona, prácticamente lo único que había. Trabajé muy duro, me dedicaba al tenis todo el tiempo, y con 17 años empezaron a llegar los resultados: gané Roland Garros, final en la Orange Bowl como júnior en 1993 quedé muy bien. Luego ya como profesional me costó un poquito más, era muy impulsivo y mi físico no me dejaba ser lo suficientemente regular. No había la prevención de lesiones que hay hoy en día, entré tres veces en quirófano desde los 20 que gané Hamburgo hasta los 25 que lo dejé, pasando del top-50 al 600º más de una vez. Cuando me retiré del tenis fue un relax, la verdad. Al final, una carrera que prometía muchísimo, un potencial brutal y un jugador muy competitivo se fue apagando por todas las lesiones, aparte de que mi cabeza tampoco estaba preparada para todo aquello. Yo tengo clarísimo que no estuve ahí arriba por culpa de las lesiones, pero quizás sin ellas tampoco hubiese sacado mi 100%.

En Hamburgo 1996
carretero-campeon-hamburgo-201x300Sentía que todo fluía, me gustaba la bola, el terreno y no me dolía nada, pues las cosas van saliendo y pasa esto. Yo era o de caer en primera ronda o llegar hasta el final. También sumó que venía de haber pasado varias previas de torneos anteriores y eso ayudó. Me acuerdo que le pegaba medio a ciegas, salía todo.

Gané un solo título ATP en mi carrera pero fue de categoría Masters 1.000. En aquella época estaba todo más abierto. Ganar un Masters 1000 era más asequible, estaba Sampras que lo ganaba todo en rápida pero en tierra no había un Nadal. Ahora da igual, hay tres fenómenos que te ganan donde sea. Yo tengo un Masters 1000 y Ferrer tiene uno, solo que él lleva cinco años entre los mejores del mundo. El problema es que yo no tuve tiempo para competir porque las operaciones no me dejaron continuar, aparte de otros problemas adicionales, como ganar en Hamburgo y luego perder en Roma en primera ronda ante Philippoussis.

 

Mis puntos fuertes y débiles
Roberto-Carretero-jugador-743x1024Yo tenía una cabeza que podía ser muy buena si todo iba bien, pero estando mal podía ser muy mala. Así que el estar bien o el estar mal era mi punto fuerte o débil, de lo que yo dependía. En ambas partes, la cabeza mandaba.

A veces mi cabeza no aguantaba la presión y explotaba. Yo era así porque me importaba tanto eso que al sentir que no lo iba a conseguir me cogía unos cabreos y no lo podría controlar.

No jugué mucho en hierba. Estuve muy poco tiempo ahí arriba y Wimbledon coincidía con algunos Challengers importantes que pagaban muy bien. “La hierba para las vacas”, solíamos decir. Yo necesitaba dinero y sabía que tenía más posibilidades de sacar puntos en algún Challenger que allí.

 

roberto-carretero-y-albert-costa-1024x760

Unos jovencisimos Roberto Carretero y Albert Costa en la final de Roland Garros junior de 1993. Torneo del que fuí ganador con 18 años.

 

 

 

 

 

 

Mi entrada en el mundo de la comunicación

plus1Estaba en Madrid llevando eventos hasta que se acabó todo aquello y fue cuando una persona me propuso para trabajar en Canal+ para el torneo de Wimbledon 2007. Yo no sabía cómo iba a salir, si me iba a gustar, si les iba a gustar… no les pedí nada de dinero, sólo probar y luego hablaríamos. Lo hice y salió todo bien hasta que fui creciendo, creciendo… hasta acabar posicionándome. Ahora estoy súper cómodo. Yo comento lo que veo, es más comunicar para que los partidos no sean tan aburridos algunas veces, hacerlo más entretenido. No me considero periodista, pese a que luego presente un programa. Un programa en el que en principio iba a hacer pequeñas colaboraciones y me acabaron mandando que fuera el presentador. Al final como es hablar de lo que más me gusta, me siento muy cómodo.